martes, 12 de abril de 2016

Y entonces volví a ser yo

¡Aclaremos conceptos!

Ser bueno no es sinónimo de ser tonto, y no consiento que nadie se sienta tonto por tener esa maravillosa característica tan poco valorada en los tiempos que corren como es la bondad.
Vivimos en un mundo movido por el interés, el interés para y por el bienestar de uno mismo, y esto hace que estemos rodeados de personas que sólo se acuerdan de ti cuando te necesitan o te mantienen a su lado mientras tu compañía les suponga algún beneficio. Pues... ¡SORPRESA! Las buenas personas no sólo son conscientes de este fenómeno de masas llamado interés, sino que lo consienten. No somos tontos, decidimos parecerlo y consentir la presencia de personas tóxicas a nuestro alrededor. Uno decide ser tonto siendo muy consciente de la situación y la capacidad de elegir hasta cuando va a ser o no buena persona, o tonta como lo quieras llamar, hace que el destino esté en su mano.

He dudado muchas veces del castigo que supone ser bueno y de repente un día como hoy todo queda claro: "El interés mueve el mundo, pero la bondad tiene el poder en su mano"



martes, 19 de agosto de 2014

Como cada vez...


Ay tentación! llamas a la puerta otra vez, como cada vez. Juegas con palabras, averiguas, bromeas y mientes, como cada vez. Me chantajeas y provocas, me irritas y me seduces, me enciendes... como cada vez.

Mis palabras esta vez son cariñosas pero frías, me dejo llevar pero no me dejo ir, planto los pies en el suelo y dejo el corazón encerrado, corazón que ya no es tuyo. Me encanta saber de ti, te imagino y una sonrisa sin sentido sale en mi cara, pero ya no eres quien decide. Meses y meses de historias, chantajes, mentiras, risas y sexo o incluso amor que no van a ninguna parte, como cada vez.

Yo... la mujer de tu vida.
Tu... mi eterna tentación.

Nunca saldrás de mi cabeza e intentarlo no es una opción mi agridulce tentación, pero por ahora... me quedo con tu recuerdo.






lunes, 17 de febrero de 2014

¿Os cuento un cuento?


Claustrofobia, tengo claustrofobia... pánico total y absoluto ante la posibilidad de quedarse encerrado en algún lugar. Yo tengo una variante de esta fobia, en lugar de quedarse encerrado en algún lugar, mi pánico surge ante la posibilidad de encerrarme en una relación, al menos cuando te ves metida en una relación después de tomarte unas cañas de domingo con un tío que has conocido 5 minutos antes de salir de la discoteca el sábado.

Una cosa es que yo no quiera que los tíos me utilicen como un "clinex", y otra que de repente no haya un mundo más allá de mí para ellos. Sólo pido lo normal, el paso a paso, el conocerse, la magia de mirar el móvil y encontrarse un sms, el tener ganas de quedar, el descubrirse mutuamente... Llevo toda la mañana contestando whatsapps a mi nueva conquista, que por lo visto ya no puede vivir sin mi. Me ha dicho que luego me llama, pero que no me preocupe que no me va a agobiar, ¿PERDONA?, en mi pueblo esto es agobio, a esta fase se llega después de un tiempo, cuando ya ha pasado algo más que un tonteo sin más en una discoteca y unas cañas con beso de despedida.

Hay veces que pienso que yo hubiera vivido mejor en otra época, en la época de lo subliminal, las miradas, las indirectas, el cortejo... en la época en la que la inteligencia con la que se planteaba la jugada te hacía llegar o no a la reina. Ahora es todo mucho más simple, no hay mucho de especial en la seducción. Ellos o fingen amor o lo exageran sin sentirlo o ni sienten ni padecen y a jugar. Ellas fingen no enterarse de nada, o no se enteran, o ni sienten ni padecen y a jugar. Yo ahora mismo ni siento ni padezco, pero terminaré padeciendo ansiedad por culpa de la exaltación del amor temprana de un chico que no creo que sepa muy bien cuales son las cartas que tiene que jugar para cantar veinte.

Ya se como va a terminar este cuento que aún no ha empezado, por lo que tengo dos opciones, leerme el libro por si descubro algo que no salía en la película que ya he visto, o abandonar, y de momento nunca me ha gustado dejar los libros a medias. Ya os iré contando que pasa en próximos capítulos.


viernes, 14 de febrero de 2014

Día de los enamorados...


Madre mía de mi vida, necesito gritar, o correr, o coger el coche y conducir sin destino... no se, se me ocurren diversas opciones.

¡Que bonito día! A parte de que es San Valentín, que ya de por sí me da pereza, que no entiendo porque se sorprende todo el mundo porque no tenga pareja hoy, a parte de lo bonito que me parece todo... estoy en el trabajo sin nada que hacer, perdiendo el tiempo y pensando que aún falta mucho para que den las 15:00.

Me parece fenomenal que haya que cumplir unas normas laborales, con sus horarios, pero pasarte 8 horas sentada en una silla mirando al ordenador... me parece improductivo, innecesario y sobretodo frustrante para cualquier persona con una mínima inquietud o ganas de trabajar.

Estoy intentado respirar hondo y contar hasta 2000 para no salir huyendo.

He empezado el día cayéndome de la cama , literalmente, cuando ha sonado el despertador. Quizás sólo es que he empezado el día con el pie izquierdo, aunque realmente me he caído por el lado derecho, o quizás es que de repente hoy echo de menos tener pareja...

Para evitar problemas, el año que viene me exilio en este tan bonito día.

Feliz San Valentín Corazones

miércoles, 12 de febrero de 2014

Abierta la caja de Pandora...


EL lunes me dieron una gran noticia, tras casi 3 años de médicos, pruebas, dudas, indeterminación... el tratamiento elegido ha funcionado y he ganado por segunda vez la lucha contra la enfermedad de Castleman. Dos tumores en mi tórax causaban el pánico a mi alrededor, incluso uno de ellos se acercaba peligrosamente a mi corazón, pero ya no están, el escaner sólo muestra un corazón libre de amenazas. Han sido meses duros, pero por fin ha llegado una noticia que me hace estar mucho más feliz incluso de lo que me esperaba y que me devuelve a la vida. Así que me lío la manta a la cabeza y dejo de ser tan racional para disfrutar un poco del momento y..."Zas", he vuelto a abrir la caja de Pandora, yo solita y voluntariamente.

Ayer era el cumpleaños de mi mayor tentación y castigo y cómo no, le felicité, básicamente por educación y porque llevaba meses evitando hablarle y esta era la mejor excusa, para que nos vamos a engañar que esto solo lo leo yo. A las 11:00 del día de ayer mandaba yo un correcto sms de felicidades y a las 11:30 ya estaba capeando el temporal intentando hacerme la dura para no quedar con él pero sin resultar demasiado convincente, ya que tras varios sms de broma termino dejando marcados mis días libres de esta semana... Y es que no lo puedo evitar, pienso en él y a pesar de que es un bruto egoísta, un hombre de las cavernas, un cromañón en toda regla... en mi cara se dibuja una sonrisa porque sea como sea y haga lo que haga, lo hace como si de un juego se tratara... no le importan los problemas de la vida, se los guarda muy dentro y disfruta el momento sin pensar demasiado. Le admiro.

Así que hoy he quedado a comer con mi primer novio serio... esto no tiene que ver pero es una estrategia de defensa, si no me centro en ninguno demasiado ninguno me hace daño y yo sigo manteniendo el control. Voy a mantener una conversación agradable y divertida con mi amor "platónico" que no lo es tanto y así el miércoles el protagonista de mi novela es otro.

Que duro es esto de la semana del amor para un soltero... Feliz pre San Valentín.


jueves, 30 de enero de 2014

Sueños de libertad


Hoy tengo un día de esos de coger una maleta y cambiar de país. Estoy inquieta, con ganas de hacer cosas y vivir aventuras.

Llevo una semana increíble, divertida, entretenida, hasta romántica sin romance... ¿cómo se come eso? pues viviendo el momento más romántico de tu vida con una persona con la que no tienes nada, y pasándote el resto de la semana sin sacar de tu cabeza ese momento, ahora que lo pienso igual era una estrategia que funcionó muy bien. En fin, el caso es que empezar así un lunes, hace que el resto de la semana tenga que seguir el mismo nivel de emociones para que no termines con una sensación de frustración a causa de la falta de actividad.

Hoy es jueves y no tengo nada que hacer. Las horas no pasan y veo pasar mi vida sin hacer nada. Quiero volver al tiempo en el que daba todo igual y solo pensaba donde iba a ir mañana sin rendir cuentas a jefes ni descontar días de unas ansiadas vacaciones. Quiero conocer gente diferente, aprender idiomas, ver sitios nuevos, viajar sin parar para empaparme de la sabiduría del nómada, conocedor de mucho sabedor de poco, que no se queda el tiempo suficiente en ningún sitio como para llegar a aburrirse. Como un ave que emprende el vuelo a través de los continentes con la llegada del frío, quien sabe que maravillosos lugares podrán descubrir.

Hoy estoy que no estoy. Mi cabeza sueña con vivir en un sueño repleto de aventuras y magia, la magia de la incertidumbre, la magia de no saber que será de ti mañana, la magia de tener el coraje suficiente para que esa incertidumbre no te frene. Hoy sueño con ser valiente y partir, sueño con la libertad, con elegir vivir. Sueño con decir adiós, con no mirar atrás... hoy, más que nunca, sueño con volar.